martes, 1 de julio de 2008

Les amants oubliés

La ortografía es una mandarina ( o las despedidas incompletas)

Le cambié "La tregua" por "Le mari de la coiffeuse", y varios cigarros por sus horas perdidas.
A veces pienso que fue por eso.
Guardo un recuerdo en cada dedo del pie derecho:
-Llevo unos meses pensando en como decirtelo... El caso es que.. Bueno...Tu a mi me "gustaste"
-¿Si? Acción finiquitada en el tiempo.
- Bueno... Uno conjuga como "quisiese".
Risas.

Besos de niño y el tacto de su pelo largo en mi cuello.

Fumábamos sentados en la escalera de la biblioteca de hispanicas.

Humo y besos a escondidas.


Despues el silencio que precede al vacío, y luego nada.

A veces le llamo en momentos de flaqueza, a pesar de que ya nadie responde.

No hay comentarios: