martes, 1 de julio de 2008

Lo bello y lo triste

Yasunari Kawabata

Ayer mi padre me contó por teléfono que ha talado los dos cedros libaneses que daban a mi ventana. Este verano Nada y yo ya no podremos subirnos por la noche a fumar a escondidas.

Ayer me enteré de que ha muerto Muhammad al-Magut. Y Siria se queda huérfana y soltera.

Esta mañana me duché con la ventana abierta y el sol me daba en la cara.
Me he puesto el vestido rojo oyendo a Brel.
Me han llamado de la editorial para otro encargo.

Pero ahora no tengo que leer.

Y ha muerto Muhammad al-Magut. Y la poesía se queda huérfana y soltera.

Y mi padre ha cortado dos cedros por teléfono para que este verano Nada y yo ya no podamos subirnos por la noche fumar a escondidas.

No hay comentarios: