sábado, 14 de junio de 2008

Primaveras

La circunstancia, al final, dá lo mismo.

Hoy el desconocido que me habita no se viste de invasor ni de alter ego y, si es malvado, es sólo color malva.

Hoy el desconocido que me habita se ha hecho un compañero de mañanas.

No hay comentarios: